Proteger el 30% del planeta para el 2030: el Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU

Proteger el 30% del planeta para el 2030

El Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU

¿Alguna vez escuchaste hablar del Convenio sobre la Diversidad Biológica? Este acuerdo, creado por la ONU, busca conservar la biodiversidad en nuestro planeta y se intersecta de gran forma en la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Bueno, te contaremos un poco sobre él, su relación con la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas y su futuro próximo.

Comencemos desde el principio: ¿Qué y por qué es importante la diversidad biológica?

Cuando hablamos de biodiversidad, nos referimos a toda aquella variedad de formas de vida que existen en nuestro planeta, tanto plantas como animales, insectos y ecosistemas. En pocas palabras, es todo aquello que enriquece a nuestro mundo y lo mantiene en balance.

Estas diversidades varían según cada lugar, debido a las condiciones climáticas, regiones y ubicación geográfica.

La biodiversidad juega un papel muy importante, ya que es la responsable de garantizar un equilibrio de todos los ecosistemas que habitan en nuestro planeta.

Es gracias a esta que se nos garantiza a la especie humana poder sobrevivir, ya que gracias a la diversidad biológica obtenemos comida, agua, oxígeno y más. 

Sin embargo, la principal amenaza para la biodiversidad somos nosotros los humanos y es justo aquí donde cobra importancia el Convenio sobre la Diversidad Biológica o CDB, por sus siglas en inglés.

¿De qué trata este Convenio? 

El Convenio sobre la Diversidad Biológica se firmó en 1992 en Río de Janeiro, Brasil, y representa el primer esfuerzo de alcance mundial en integrar la biodiversidad como una preocupación de la humanidad.

Este acuerdo aspira a cumplir sus objetivos a través de una estrategia internacional que involucra la cooperación en lo que concierne a ciencia y tecnología.

Este convenio tiene mucho en común con la Agenda 2030, una iniciativa de las Naciones Unidos para promover el combate al cambio climático y la desigualdad, así como promover la innovación, la paz y la justicia, entre otras metas, con la intención de lograr grandes avances para el año 2030.

Tanto el Convenio como la Agenda ponen metas para solucionar problemáticas que afectan al mundo y a la humanidad. Hablan con mucha razón cuando dicen que la diversidad biológica es esencial para el desarrollo ambiente.

Hace una década, el Convenio lanzó un Plan Estratégico para la Diversidad Biológica 2011-2020. Ahora, es momento de su actualización para la década que comienza, uniendo su año final con el de la Agenda 2030.

Estamos justo en la llamada década de la biodiversidad, la cual tiene como uno de sus principales objetivos proteger por lo menos el 30% del planeta para el año 2030.

Su realización está basada en una estrategia que tendrá un desarrollo por 10 años consecutivos (comenzando en el 2020 y terminando en con buenos resultados en el 2030).

Su meta es detener el declive de muchas especies existentes que hoy en día corren peligro de desaparecer muy pronto si no cuidamos de ellas y al mismo tiempo ayudar de la mejor manera a los ecosistemas que tengan temas críticos para el mundo y la humanidad.

Este tratado internacional, además del objetivo ya mencionado, también se enfoca en trabajar en la utilización consciente y sostenible de componentes en la biodiversidad, así como el tener una participación equitativa al momento de hacer uso de los recursos genéticos.

En general se busca crear y promover medidas que nos ayuden a construir un futuro sostenible para que así las siguientes generaciones puedan disfrutar de este precioso planeta, como al mismo tiempo lograr que las personas que estamos aquí hoy podamos vivir de una mejor manera.

Si seguimos sin darle la atención e importancia que realmente necesita en estos tiempos, las enfermedades, los animales en extinción y la pérdida de áreas verdes (por mencionar algunos) seguirán en aumento. 

A este ritmo, para cuando queramos reparar todo el daño que se ha causado, será demasiado tarde.

¿Por qué es tan importante para nuestro futuro? 

El contribuir y ser conscientes de este Convenio sobre la Diversidad Biológica es un factor de suma importancia para garantizar el futuro de nuestro planeta. En sí para la humanidad esta resulta ser el capital natural que permite obtener energía, alimentos y hasta suministros médicos como lo es el uso de plantas.

El hacer las paces con la biodiversidad y cuidar de ella nos garantiza bienestar y equilibrio en el planeta, ya que todos o la mayoría de los elementos que la componen son parte de unidades funcionales, que aportan y nos aseguran muchos de lo que nosotros y los demás seres vivos necesitamos para poder sobrevivir.

En nuestra percepción como humanos, la biodiversidad representa un capital natural debido a todos los beneficios que nos ofrece, ya que por miles de años ha contribuido al desarrollo de nuestra especie y nos ha ayudado a garantizar nuestra vida en el planeta, siendo así también de suma importancia y potencial para todas las generaciones y necesidades futuras.

¿Qué puedo hacer para contribuir?

Los seres humanos, al ser parte de este planeta y al ser mayormente responsables de lo que pasa en el mismo, necesitamos proteger y cuidar de esta vida, así como del hábitat de la biodiversidad, no solo por nosotros sino también por las personas que vivirán más adelante, para así devolver un poco de gratitud.

Algunas acciones que podemos comenzar a tomar para aportar nuestro granito de arena a esta causa son:

  • Reducir el uso de pesticidas y fertilizantes dañinos: muchos tienen repercusiones con seres de la vida silvestre y en ocasiones daña a las plantas y animales.
  • Reduce – Reutiliza – Recicla: el daño y el uso excesivo de energía será menos si hacemos estas 3 simples acciones, ya que no será tan necesario manufacturar cantidades tan grandes de productos y además se generarán menos residuos.
  • Consume productos amigables con el medio ambiente: esto ayuda a reducir la contaminación química en los hábitats de fabricación. 
  • Cuida de los animales: seamos responsables y respetuosos con los diversos seres que habitan en este planeta, recordemos que esto no es solo nuestro, es algo que compartimos todos los seres vivos dentro que estamos en el mundo.
  • Reduce el uso de energía: así ayudaremos a disminuir la liberación de dióxido de carbono a la atmósfera, reduciendo el cambio climático y la alteración de hábitats.

Y tú, ¿ya estás listo para contribuir con el planeta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *