Cómo se hace Kuku: conoce este proyecto artesanal mexicano

En el siguiente artículo queremos resaltar un aspecto muy importante sobre nuestras casas nido: su origen como proyecto artesanal. A continuación te contaremos el proceso de elaboración de KUKU, una pieza hecha a mano dirigida a proteger especies de aves en tu ecosistema. 

Manos mexicanas crean las piezas mediante procedimientos no industrializados, pues se fabrican en pequeños lotes y de forma muy cuidadosa. Por esto, cada pieza es única.

Artesanos en Champotón, localidad ubicadad en la península de Yucatán, son quienes se encargan de la elaboración.

El proceso de elaboración de cada pieza toma aproximadamente 72 horas entre la mano de obra de los artesanos y los procesos de fabricación como el de horno, secado y esmaltado. 

Kuku: un proyecto artesanal de la mano de artesanos a tu hogar

El proceso de elaboración de cada casa nido comienza por la creación de un molde, formado por dos piezas que, al unirse y ser selladas, darán como resultado la estructura de un Kuku, el proyecto artesanal diseñado por Marco Barba.

A partir de este molde original, se crean otros idénticos con yeso. Escogimos este material pues gracias a sus poros puede absorber el agua de la pasta que será introducida para endurecer la pieza en su interior. 

Estos moldes se pueden reutilizar cuantas veces sea necesario para crear nuevas casas nido.

Cabe resaltar que al ser un procedimiento no industrializado, ninguna pieza es idéntica. El resultado final depende del material utilizado, el tiempo empleado y el grosor que se deje para cada uno.

Al final, cada Kuku es su propia obra, elaborada con las medidas de calidad requeridas.

El proceso de mezcla y colado

Una vez que se han creado los moldes de yeso, procede la elaboración de una mezcla especial a base de barro y agua. A este procedimiento se le llama colado y para hacerlo necesitamos lograr la densidad específica para proceder a verter dentro del molde.

Es necesario que el molde comience a absorber el agua y secar la mezcla. Esto es el proceso de fraguado y es cuando la casa nido empezará a tomar grosor en las paredes.

Conforme la mezcla se vaya fraguando, se vuelve a verter la mezcla para lograr el grosor adecuado. Esta parte es muy importante, pues si la pared es muy fina, la pieza quedará muy blanda y si es muy gruesa el resultado será muy pesado.

Cuando alcanzamos el grosor ideal, será momento de vaciar el exceso de la mezcla hasta la última gota, para proceder a dejar reposar y secar el contenido del molde.

Una vez que esté seca la mezcla, el paso siguiente será desmoldar y sacar la pieza, para proceder a perfeccionar los detalles.

Los toques finales en la elaboración artesanal de Kuku

Para el siguiente paso, utilizamos una herramienta llamada “limpia crudo”, la cual se asemeja a un bisturí. De esta forma podemos a cortar, emparejar y pulir cualquier exceso o aspereza de la pieza, así como la unión visible que haya dejado el molde.

Ahora la pieza en cruda está lista para entrar a un horno especial para cerámica. Al salir de ahí su color original, que es un grisáceo, pasa a ser un tono blanco característico de la cerámica. 

Ahora, en caso de que se quiera personalizar el color de un Kuku, este es el momento perfecto para realizar cualquier modificación, como los que nos encontramos en Arte y Preservación x Kuku.

Ya sea pintado o en color original, lo que procede es hacer un baño de esmalte a la capa externa del Kuku. Se deja secar y se mete la pieza de regreso al horno para finalizar con la elaboración del producto.

El último paso será empacar la pieza en su caja junto con todo lo demás que incluye, para que posteriormente pueda ser enviado a su destino.

La importancia de los proyectos artesanales como Kuku

El consumo consciente cada vez toma mayor relevancia en la sociedad y una de sus vías más importantes es la compra de productos que representan proyectos artesanales

En México existe una diversidad de productos de este tipo, te presentamos el valor e impacto positivo que generas al apoyarlos:

  • Proteges el  acervo cultural e histórico que ha caído en desuso debido a la industrialización.
  • Ayudas a mantener una economía estable para los artesanos, sus familias y su comunidad.
  • La calidad del producto está implícita, gracias al cuidado y precisión en las técnicas de elaboración.
  • Favoreces al medio ambiente, pues el trabajo hecho a mano no requiere de grandes cantidades de energía como la producción en masa.
  • Inviertes en territorio local y nacional.

Como habrás observado, la elaboración para crear un Kuku requiere de paciencia y atención al detalle. Cada proceso y técnica es llevada a cabo por manos artesanas para poder llevar a tu hogar un producto único.

¡Esperamos te haya gustado leer sobre el proceso de Kuku!, un proyecto que no podría ser realidad sin la ayuda de los artesanos mexicanos, a quienes agradecemos por su extraordinaria labor y dedicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *