Kuku Instrucciones de uso

Kuku: instrucciones

¡Excelente! Has adquirido un KUKU y te encuentras a solo unos pasos de empezar a cuidar y proteger diferentes especies de pájaros silvestres. Con tu ayuda y nuestras casas nido, brindaremos un espacio perfecto para todas las aves que lo necesiten.

En este artículo te presentamos los materiales que incluye cada KUKU y te damos algunas recomendaciones para sacar el mejor provecho de tu nueva casa nido.

¿Qué incluye un KUKU?

Primero lo primero, debes conocer cada pieza que incluimos dentro de KUKU, cada paquete tiene en su interior contiene lo siguiente:

  • Protección de fibra de henequén: Te sugerimos tomar una cantidad considerable y colocarla en el interior de la casa nido. Gracias a sus propiedades este elemento es sumamente útil para que los pajaritos inicien su nido y también servirá como filtro para no obstruir el orificio de desagüe del KUKU.
  • Un tornillo de acero inoxidable y un taquete: Serán nuestro soporte al colocar un KUKU en árboles o paredes.
  • Un postrador: También hemos incluido un postrador de madera el cual de manera opcional se puede retirar en caso de que la casa nido sea habitada por un huésped, incluso lo podrá quitar el mismo.

¿Cómo colocar de manera adecuada la casa nido?

Ahora te compartimos algunos tips para colocar de manera correcta nuestra casita para pájaros.

Al momento de elegir la ubicación para instalar un KUKU es recomendable pensar en un área relajada, donde el tránsito de personas no sea excesivo. Si se quiere colocar en un espacio abierto como un bosque, deberá estar lejos de carreteras y circulación de vehículos. 

Si han pasado dos temporadas y el KUKU no ha sido ocupado por alguna ave, puedes moverlo de lugar para obtener mejores resultados.

Otro aspecto importante es la orientación. Proponemos que siempre sea hacia el este o noreste. Las inclinaciones en el diseño de cada KUKU son para evitar la lluvia, pero también debemos proteger la entrada de vientos fuertes. 

Si planeas instalar un KUKU en jardines y patios donde no haya depredadores a la vista, podrás colocar tu casa nido en una altura cómoda que te facilite la manipulación de esta. Con 2 o 3 metros bastará para estos casos. Si por el contrario se instala en espacios abiertos, se debe ajustar a las alturas máximas para mantener seguras a las aves.

Al momento de la colocación existen dos opciones, fijado al tronco de un árbol o clavado en la pared de una casa o edificio. Una buena idea a implementar es utilizar la sombra de árboles frondosos para resguardar la casa nido de altas temperaturas y exposición continua a los rayos de sol.

Mantenimiento de la casa nido.

Para mantener la casa nido en óptimas condiciones se debe realizar una limpieza una vez al año, después de la temporada de anidación y antes de que comience la temporada de invierno. Los pasos a seguir son:

  • Retirar todo lo que se encuentre en el interior de la casa nido.
  • Lavar con agua caliente para remover rastros, eliminar olores y desinfectar cualquier bacteria o parásito que no sea visible a simple vista.
  • Secar y colocar nuevamente.

Es muy importante ser cuidadosos y acercarnos en el momento justo para no molestar a nuestros visitantes en la época de cría, pues es el momento en el que requieren de mayor tranquilidad.

Densidad de colocación y porcentaje de ocupación

La proximidad entre las casas nido va a depender de cada ambiente, la disponibilidad de alimentos con la que se cuente y la cantidad de especies potenciales para ocupar un KUKU. 

Podrás instalar hasta una casa nido por árbol, siempre y cuando contemos con los elementos antes mencionados. Si se coloca más de una en el mismo árbol debemos mantenerlas lo más alejadas posible.

En zonas forestales dependiendo del tamaño de la hectárea, la densidad y porte de los árboles, podemos colocar de 5 a 10 KUKUS. En zonas forestales frondosas y áreas de árboles frutales se pueden instalar entre 20 y 35 casas por hectárea.

Al contar con más del 33% de ocupación en nuestras casas nido ya se considera todo un éxito, pudiendo llegar a ocupaciones de hasta el 75%. Esto nos indicaría que existe gran carencia de emplazamientos naturales para anidar.

La ocupación en los KUKUS por lo general es progresiva y comienza a estabilizarse después del tercer año de colocación. Recordemos que no siempre se ocupan para anidar, a veces simplemente sirven como refugio para el invierno o como dormidero para noches frías.

Si tu casa tiene árboles frutales, colocas comederos cercanos o implementas otros tips para tu casa nido, es muy probable que el porcentaje de ocupación incremente rápidamente. Ahora ya conoces todo sobre KUKU y estás listo para darle la bienvenida a muchos pajaritos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *